Comunicado de la Mesa Nacional de Nuevo Encuentro

No se puede dejar de remarcar que este lamentable hecho es también consecuencia de la escalada de violencia que proponen ciertos sectores políticos y mediáticos. No puede ser caracterizado como un hecho aislado.

Son fruto de la violencia política y los discursos de odio que día a día vemos en gran parte de la dirigencia política de la oposición. Cuando un legislador pide la pena de muerte, cuando otro dice “son ellos o nosotros”, cuando se fomenta la portación de armas o se pide desde los medios “un país sin kirchneristas” se están construyendo los escenarios donde estas cosas son posibles.

El intento de proscripción y de fusilamiento mediático llegó a un punto insostenible donde se pone en juego la vida misma de la Vicepresidenta de la Nación. Esta noche se llegó a un límite extremadamente peligroso que pone en vilo a toda la sociedad.

Exigimos urgentemente el esclarecimiento de este hecho y el repudio generalizado de todas las fuerzas políticas.

Si su odio nos impide soñar, nuestro amor no los va a dejar dormir.

En nuestra Argentina no va a ser posible la proscripción de nadie. Esta Democracia, que edificamos con esfuerzo y compromiso sobre los cimientos fuertes de quienes lucharon por la Justicia y la Igualdad, se enriquece con los disensos, las diferencias y hasta las discusiones.

Pero de ninguna manera podrá ser corroída por el desprecio de quienes intentan consagrar privilegios minoritarios erradicando derechos, persiguiendo líderes o encerrando militantes populares.

Por más intenso que sea su odio, por más crueles que sean sus ambiciones, por más obscenas que sean sus fortunas, no hay ninguna posibilidad de que Cristina sea arrancada del corazón de nuestro Pueblo e impedida de seguir representando los intereses y deseos de millones de argentinos y argentinas. No la hay.

Si su odio nos impide soñar, nuestro amor no los va a dejar dormir.