Ley de Humedales YA!

“Desde nuestra fuerza política venimos manifestando hace tiempo la gravedad del ecocidio que actualmente está sucediendo en varias provincias del país, donde miles y miles de hectáreas son arrasadas semana a semana”, aseguró la referenta del Frente Ambiental de Nuevo Encuentro, Marina Parra.

“Es fundamental que esta Ley sea sancionada en ambas cámaras. En Diputados sabemos que tenemos el aporte fundamental de nuestra compañera Mónica Macha. Esperemos que el lobby y la especulación de algunos sectores empresarios no interfiera en el debate”, agregó.

Nuestro país tiene leyes modelo en la preservación del ambiente como la Ley de Bosques (2008) o la Ley de Glaciares (2010), sancionadas durante el gobierno de la compañera Cristina Fernández de Kirchner.

Hoy, es necesario tener una Ley de Humedales que penalice a quienes queman intencionalmente tierras fluviales, destruyen el ambiente y perjudican la vida de millones de habitantes. Mientras tanto, no debe dejarse de exigir a la justicia que tome acciones concretas con los verdaderos responsables de esta grave situación.

«Cada ley supone la implementación de políticas ambientales activas, articuladas, integrales que promuevan e instrumenten otra forma de desarrollo para nuestro país, Latinoamérica y el mundo. Es ahora, no se trata solo del futuro sino de garantizar un presente sano y justo. Es nuestro derecho y nuestra responsabilidad», concluyó Parra.

Territorios que arden: basta de humo

Esta semana una verdadera “cortina negra” cubre Rosario luego de que se produjeran incendios en islas pertenecientes a la provincia de Entre Ríos. El fuego arrasó con toda la flora y la fauna que estaba a su alcance. Concretamente ya se quemaron más de 300 mil hectáreas en todo el Delta.

El fuego provoca efectos directos e indirectos que son difíciles de cuantificar en lo inmediato. Los incendios afectan a la vida en todos los niveles de organización del ecosistema, los cambios en el hábitat que provocan influyen en las poblaciones y comunidades mucho más profundamente que el propio fuego. 

Es prioritario promover la investigación y la realización de un programa de relevamientos y monitoreos in situ de las áreas afectadas, que actualice la información referente a las consecuencias inmediatas y la situación de las poblaciones que habitan esos territorios. De esta manera se podrá contar con datos confiables para evaluaciones a mediano y largo plazo que son imprescindibles para el diseño de estrategias de mitigación y restauración de los hábitats.

Necesitamos que la justicia investigue y avance con firmeza sobre aquellxs productorxs y empresarios que están detrás de este verdadero ecocidio, que además repercute negativamente en el sistema de salud porque en los últimos días aumentó la demanda por complicaciones respiratorias. 

En este sentido respaldamos la denuncia penal realizada contra quienes provocaron intencionalmente los incendios en la zona de las islas del Delta del Paraná. La denuncia fue presentada ante el fiscal federal de la ciudad de Victoria, Entre Ríos. 

Acompañamos las expresiones de los pueblos que durante estos días se movilizan exigiendo el cese de los incendios, el cuidado del ambiente y el esclarecimiento de los hechos. Asimismo, consideramos fundamental para la Argentina que se retome en la agenda del Congreso el tratamiento de la Ley de Humedales y su implementación efectiva en el marco de políticas ambientales soberanas, integrales, populares y activas.

Marchamos por la Tierra y hacemos política para que sea un lugar mejor

En el marco del Día de la Tierra, marchamos desde Plaza de Mayo al Congreso, así como también en distintas plazas a lo largo y ancho del país, donde cientos de organizaciones están expresando la necesidad de una toma de conciencia y un abordaje desde la política a la problemática ambiental.

La referenta del Frente Ambiental de Nuevo Encuentro, Marina Parra, expresó: “En el Día de la Tierra, nos movilizamos a nivel mundial para discutir con más fuerza la cuestión ambiental y las implicancias que el cambio climático tiene para la viabilidad de la vida tal como la conocemos”, y  agregó: “Se trata de una deuda histórica con el sur porque quienes menos contribuimos a la crisis global somos quienes más sufrimos ya la falta de agua, lo eventos climáticos extremos, las migraciones masivas por pérdida de soberanía sobre nuestros territorios. El saqueo financiero no puede ser pagado con saqueo ambiental”.

Por otro lado, Parra sostuvo que la crisis climática es una cuestión política y que por eso, “la transición ecológica que necesitamos urgente tiene que ser con un Estado presente, con justicia social -que es ambiental e histórica- y por lo tanto con mayor distribución y mejor desarrollo”.

Por último, se refirió al endeudamiento producido durante el macrismo y las consecuencias que esto tiene limitando las posibilidades de un desarrollo sustentable: “No vamos a permititir que el FMI profundice la pérdida de soberanía alimentaria, científica y territorial devastando los medios de vida de nuestro pueblo y generando pobreza y dependencia. La historia demuestra que el pago de deudas ilegítimas siempre deja un saldo de pobreza y devastación. Las condiciones del FMI van de la mano de modelos de producción de commodities que lejos están de ser sustentables, inclusivos y redistributivos. Como resultado tenemos más deuda, más pasivos ambientales y más pobreza”.