6 abril, 2018

“Los poderosos quieren encerrar a Lula porque son impotentes ante el profundo amor que lo une con su Pueblo”

Declaración de la Mesa Nacional de Nuevo Encuentro, que preside Sabbatella.

La Mesa Nacional de Nuevo Encuentro, que preside Martín Sabbatella, expresó hoy “su solidaridad con el compañero expresidente de Brasil y dirigente popular de todo el continente, Luis Inacio Lula Da Silva, en estas horas en las que se consagra la injusticia con su condena y el pedido de su encarcelamiento”.
“Los únicos motivos cierto para llevar a Lula a la cárcel son su persistencia en la lucha contra la desigualdad, su responsabilidad en la consagración de derechos para las grandes mayorías populares de Brasil, su vigencia como líder indiscutido de los trabajadores y trabajadoras de ese país y las posibilidades de que él vuelva a ser presidente de la República Federativa, con la consecuente revisión de las políticas de exclusión y concentración de la riqueza que hoy lleva adelante el Gobierno de Michel Temer. Por esas razones, Lula es perseguido y condenado; porque los poderosos son impotentes ante el profundo amor que une a este dirigente con su Pueblo y apelan a las únicas herramientas que tienen a mano: el encierro y la proscripción”
, señala el documento de la fuerza kirchnerista.

El escrito de Nuevo Encuentro se refiere también a la situación regional:

“Las mismas acciones, aunque con diversas consecuencias inmediatas, está desplegando la derecha en todo el continente, con el objetivo de destituir, desplazar o inhabilitar a los dirigentes y organizaciones que llevaron adelante, desde los primeros años de este siglo, profundos procesos de transformación popular en la región. Son avances concretos y gravísimos sobre los Pueblos y las Democracias que se producen en el marco de lo que lo que se denomina el “lawfare” (la guerra “legal” con la generación y manipulación de causas falsas y el control de la acción judicial por parte de los poderes económicos) y el “Plan Cóndor 2”, que despliega la principal potencia de América 40 años después de aquella primera integración operativa de las dictaduras latinomericanas. Políticas articuladas y planificadas por los poderes trasnacionales y locales para poder implementar modelos económicos desiguales, con grandes mayorías empobrecidas y privadas de derechos sometidas al abuso de elites especulativas que acumulan riquezas y privilegios, como lo hicieron en muchos períodos de la historia del continente. Brasil, Argentina y Ecuador, como muchos otros países de la región, dejan en evidencia cómo los procesos de regresión económica y consagración de la desigualdad se corresponden con la persecución de los y las dirigentes que encarnaron la defensa de los intereses populares durante los primeros tres lustros de este siglo. Lula, como Cristina, Correa, Lugo, Evo, Maduro y el resto de los y las líderes de los proyectos nacionales, populares y democráticos de la región, son blancos de esa persecución, porque fueron, son y serán las principales amenazas para que las elites del mundo puedan ejecutar su plan de exclusión, sometimiento y desigualdad”.

“Por todo ello –concluye la declaración de Nuevo Encuentro-, en la absoluta conciencia de la sintonía perversa que tiene la persecución de la América india, morena, plebeya, laburante, reafirmamos nuestro compromiso en la defensa de los intereses populares, el repudio a este nuevo paso contra la Soberanía, la Justicia y la Democracia y la solidaridad con el compañero Lula y el Pueblo de Brasil”. 

La fuerza kirchnerista se concentrará esta tarde a las 17 en la Av. Santa Fe y Cerrito, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y se movilizará hasta la Embajada de Brasil.

Compartir