26 abril, 2017

Macha: “Con cada equipo decomisado el gobierno censura las voces alternativas y disidentes”

La legisladora kirchnerista presentó un proyecto de repudio al procedimiento de ENACOM.

“El procedimiento de ENACOM apunta a perseguir a los medios comunitarios y favorecer un esquema concentrado de la comunicación. Que hayan decomisado los equipos de dos radios demuestra la política de cercenamiento del derecho a la comunicación que se está impulsando desde el gobierno de Cambiemos”, sostuvo la senadora FPV-PJ, Mónica Macha, sobre la actuación del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) que decomisó los equipos de Radio M 104.1 de Virrey del Pino y 87.7 FM Fórmula de Merlo, y detuvieron de manera arbitraria e irregular al titular de Radio M luego del operativo de decomiso. En este contexto, Macha como Presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión de la cámara alta presentó un proyecto de repudio al procedimiento de ENACOM.

“Con cada equipo decomisado el gobierno censura las voces disidentes y suspende el derecho a la comunicación. Estamos frente a una política persecutoria y un intento directo de acallar las voces alternativas, comunitarias y populares. La resolución bajo la cual actúa la ENACOM es totalmente discrecional y tiene como único objetivo destruir a los medios comunitarios”, enfatizó Macha en referencia a la reciente Resolución 20164E/2017 en la que ENACOM se arroga la facultad de “disponer la clausura, secuestro, apercibimiento, multa y/o decomiso” de “estaciones radioeléctricas no autorizadas o en infracción, incluyendo las de radiodifusión, con el concurso del poder judicial y la fuerza pública”.

“Con el macrismo los medios comunitarios están en riesgo. Por eso estamos trabajando junto a las redes de comunicación en un proyecto para proteger y fomentar a los medios comunitarios. El gobierno de Cambiemos bloquea la pluralidad de voces y genera un cerco mediático en el que solo hablan las repetidoras del discurso oficial”, señaló Macha. Y concluyó: “Un gobierno para pocos necesita que hablen pocos, que la palabra pública sea restringida y que la comunicación sea una mercancía en manos de los grupos concentrados de poder”.

Compartir